domingo, octubre 10, 2010

EDV: El Despertar

EL DESPERTAR

Abrió los ojos y se encogió, fue una reacción instintiva y no habría sabido decir a qué se debía pero al instante se dio cuenta de que tenía problemas mucho mayores que eso. Intentó hablar y de su garganta solo salió un graznido seco, intentó mirar a su alrededor y la oscuridad le rodeaba; su boca estaba pastosa y su cuerpo entumecido, trató de levantarse y al instante sintió un agudo dolor en su cabeza justo donde acababa de golpearse.

-¿Dónde estoy?- Se dijo mientras palpaba a su alrededor comprobando que a pocos metros en todas las direcciones había una superficie fría, rugosa e irregular que le impedía el paso -¿Quién me ha encerrado aquí?

Tuvo que calmarse y ordenar sus pensamientos, hizo memoria y trató de recordar cualquier cosa pasada que le ayudase a entender su situación pero solo recordaba caos, oscuridad y algo grande y amenazante que se cernía sobre él mientras se encogía de terror. “El Martillo del creador” se escuchó decir sin saber qué significaba aquello.

A medida que pasaba el tiempo seguía sin recordar nada pero se dio cuenta de que no sentía miedo, palpaba los bordes de su prisión y sentía confianza, aquello era su medio, parte de su naturaleza, ¿era piedra? Ahora estaba seguro de que así era, piedras superpuestas, derrumbadas y amontonadas unas encima de otras pero respetando su espacio vital. Ahora que lo sabía solo podía pensar en que la única salida de allí podía estar sobre él, hacia arriba, por lo que de nuevo volvió a incorporarse lo justo para palpar el techo y tratar de encontrar alguna fisura entre las piedras. Agarró, empujó y rugió mientras las piedras cedían y pequeños cascotes caían a su alrededor, eran piedras grandes pero no tanto como para impedir su ascensión, sus manos eran fuertes y sus brazos resistentes, podía sentir como su cuerpo estaba hecho para tratar con la piedra y aunque su tamaño no era muy grande su musculatura bastaba para pugnar y resistir la presión del duro material que se interponía entre él y la superficie.

Al cabo de lo que pareció una eternidad un rayo de luz le cegó y detuvo su empuje aunque solo por unos segundos ya que al instante lo retomó con fuerzas renovadas. Empujó, se retorció y ascendió hasta emerger de la piedra con un rugido ensordecedor bajo un brillante sol que iluminaba la montaña donde se encontraba. Entonces lo recordó todo, él era uno de los hijos de Aulë y por fin había despertado de su sueño, ahora el mundo era para él y aunque el Sol no le agradaba el frío y duro tacto de la piedra bajo sus pies era una sensación que merecía la pena preservar.

FIN

Esto no toleraré, que estas criaturas lleguen antes que los Primeros nacidos de mi hechura, ni que tu impaciencia sea recompensada. Dormirán bajo la piedra en la oscuridad y no saldrán de ella hasta que los Primeros Nacidos hayan despertado sobre la tierra; y hasta ese momento tú y ellos esperaréis, aunque la espera os parezca larga.

Illúvatar (De Aulë y Yavanna); El Silmarillion. J.R.R. Tolkien


Comments on "EDV: El Despertar"

 

Blogger Noor said ... (7:48 p. m.) : 

¡Me encanta! ^^

 

post a comment